Versículo para hoy:

jueves, 28 de mayo de 2015

MAYO 29

"Aborreciste la maldad". Salmo 45:7.

"AIRAOS y no pequéis". Es dudoso que reine el bien en un hombre que no se indigna por el pecado. El que ama la verdad debe odiar la falsedad. ¡Cómo abominó Jesús al mal, cuando fue tentado! Tres veces lo acometió en diferentes formas, pero Jesús siempre lo combatió con "vete, Satanás". Aparte de esto, Jesús detestó el pecado cuando lo vio en otras personas, aunque muy frecuentemente demostró su indignación con lágrimas de misericordia, en lugar de hacerlo con palabras de reprensión. Sin embargo, qué lenguaje podría ser más severo, más parecido al de Elías, que las palabras "¡ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas!, porque coméis las casas de las viudas y por pretexto hacéis largas oraciones". Jesús odió al pecado de tal forma que derramó su sangre para herirlo; murió para matarlo; fue enterrado para sepultarlo; y resucitó para tenerlo siempre bajo sus pies. Cristo está en el Evangelio, y el Evangelio se opone al pecado en todas sus formas. El pecado se atavía con hermoso ropaje e imita el lenguaje de la santidad, pero los preceptos de Jesús, semejantes al famoso látigo de muchas cuerdas, lo echan del templo, y no lo tolerará en la Iglesia. Del mismo modo, en el corazón donde Jesús reina, hay una gran guerra entre Cristo y Belial. Y cuando Jesús venga para ser nuestro juez, manifestará su odio a la iniquidad con aquellas fulminantes palabras: "Apartaos, malditos", palabras que serán como la culminación de lo que enseñó, durante su ministerio, tocante al pecado. Tan cálido como es su amor a los pecadores es su odio al pecado; tan perfecta como es su justicia será la destrucción de toda especie de mal. ¡Oh, tú, glorioso campeón de la justicia y demoledor de la maldad!, es por esto que "te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros".

Fuente: LECTURAS MATUTINAS de Charles Haddon Spurgeon.

MAYO 28

“A los que justificó a estos también glorificó”. Romanos 8:30.

CREYENTE, aquí hay una preciosa verdad para ti. Puedes ser pobre, estar sufriendo o ser desconocido, pero, anímate haciendo memoria de tu llamamiento y recordando sus consecuencias, especialmente aquella de la cual se habla en este pasaje. Tan cierto como tú eres hoy un hijo de Dios, tus pruebas pronto acabarán, y serás rico en todos los sentidos de la bienaventuranza. Aguarda un momento y tu cansada cabeza ostentará la corona de gloria y tu mano tomará la palma de la victoria. No lamentes tus pruebas, sino más bien regocíjate de que pronto estarás donde “no habrá más llanto, ni clamor, ni dolor”. Los carros de fuego están a tu puerta, y en un momento te llevarán a la gloria. El eterno canto está cerca de tus labios. Los portales del cielo están abiertos para dejarte pasar. No pienses que puedas dejar de entrar en el reposo. Si Él te ha llamado, nada te puede apartar de su amor. La angustia no puede romper el vínculo; el fuego de la persecución no puede quemar el eslabón; el martillo del infierno no puede romper la cadena. Tú estás seguro; aquella voz que te llamó al principio te llamará otra vez para que vayas de la tierra al cielo, de las lóbregas tinieblas de la muerte al inefable esplendor de la inmortalidad. Descansa seguro, el corazón del que te justificó, late por ti de infinito amor. Pronto estarás con los glorificados, donde está tu parte.
Lo único que estás esperando aquí es ponerte en condiciones para gozar de la herencia; una vez que esto se realice, las alas de los ángeles te llevarán lejos al monte de la paz, del gozo y de la felicidad, donde, apartado de un mundo de aflicción y de pecado, y en eterna comunión con Dios, descansarás para siempre.

Fuente: LECTURAS MATUTINAS de Charles Haddon Spurgeon.

miércoles, 27 de mayo de 2015

El amor que exige pureza - Nancy Leigh DeMoss

MAYO 27

“Y moraba Mephi-boseth en Jerusalén, porque comía siempre a la mesa del rey; y era cojo de ambos pies”. 2 Samuel 9:13.
MEPHI-BOSETH no era un gran adorno para la mesa real; sin embargo comía siempre allí para que David pudiese ver en su rostro las facciones de su amado Jonatán. Nosotros también como Mephi-Boseth podemos decir al Rey de Gloria: “¿Quién es tu siervo para que mires a un perro muerto como yo?” Pero, sin embargo, el Señor se goza en tener con nosotros un roce muy familiar, pues ve en nuestros rostros las facciones de su muy querido Jesús. El pueblo de Dios es amado por la mediación de Jesús. Es tal el afecto que el Padre profesa a su Unigénito que, por amor a Él, levanta a sus humildes hermanos de la pobreza y del destierro, y los pone en la corte, entre los de noble rango, y los sienta a la mesa del Rey. Sus deformidades no los privarán de sus privilegios. La renguera no es un obstáculo a la filiación. El lisiado es tan heredero de Dios como si pudiese correr igual que Asael. Nuestra justicia no cojea aunque lo hagan nuestras fuerzas. La mesa de un rey es un buen escondite para las piernas tullidas, y en la fiesta del Evangelio aprendemos a gloriarnos en nuestra flaqueza porque el poder de Dios reposa sobre nosotros. No obstante, una gravosa inhabilidad puede dañar la personalidad de los más amados santos. Aquí tenemos a uno que era agasajado por David, pero tan lisiado de ambos pies que no pudo seguir al rey cuando huía de la ciudad, y, en consecuencia, fue calumniado e injuriado por su siervo Siba. Los santos cuya fe es débil y cuyo conocimiento es pobre son grandes perdedores; están expuestos a muchos enemigos y no pueden seguir al rey a donde vaya. Este achaque se origina frecuentemente en las caídas. La mala alimentación en la infancia espiritual es a menudo la causa de que los convertidos caigan en un desaliento del cual nunca pueden restablecerse; y, en otros casos, es el pecado el que nos deja los huesos rotos.

Fuente: LECTURAS MATUTINAS de Charles Haddon Spurgeon.

martes, 26 de mayo de 2015

Gratitud en la rutina - Pr. Charles Stanley

La rutina de la vida puede parecer sin sentido hasta que la vemos desde la perspectiva de Dios. Artículo completo...


¡Buenos días!En las tormentas de la vida, podemos ver el carácter de nuestro Dios.Lea y comparta el devocional de hoy:http://nuestropandiario.org/2015/05/calmar-la-tormenta/ #NuestroPanDiario #Devocional

Posted by Nuestro Pan Diario Oficial on Lunes, 25 de mayo de 2015

La belleza de la santidad - Nancy Leigh DeMoss

MAYO 26

“Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará”. Salmo 55:22.

LA excesiva ansiedad es pecado, aunque haya motivos legítimos para tenerla. El precepto que nos manda evitar los cuidados congojosos es encarecidamente inculcado por nuestro Salvador una y otra vez, y repetido, después, por los apóstoles. Es este un mandamiento que no puede ser olvidado sin incurrir en transgresión, pues la esencia misma de la ansiedad es la falsa idea de que nosotros somos más sabios que Dios, y la creencia de que tenemos que meternos en su lugar para hacer por Él lo que Él determinó hacer por nosotros.
Intentamos pensar en aquello que suponemos que Dios olvidará; nos afanamos por colocar sobre nosotros mismos nuestras pesadas cargas, como si Dios no pudiese o no quisiese llevarlas en nuestro lugar. Ahora bien, esta desobediencia a su explícito mandamiento, esta incredulidad a su Palabra, esta presunción en entrometernos en lo que es de su exclusiva incumbencia, es pecado. Aun más que esto, el cuidado congojoso nos conduce frecuentemente a cometer pecado. El que no puede dejar con confianza sus asuntos en las manos de Dios, pero quiere llevar sus propias cargas, es muy probable que sea tentado a usar medios ilícitos para ayudarse a sí mismo. Este pecado nos lleva a olvidar a Dios, como nuestro consejero, y a recurrir a la sabiduría humana. Esto es ir a “cisternas rotas” en lugar de ir a la “fuente”, como le pasó al antiguo Israel. La ansiedad nos hace dudar del amor de Dios y, en consecuencia, nuestro amor para con Él se enfría; sentimos desconfianza y así contristamos al Espíritu de Dios, de suerte que nuestras oraciones llegan a ser impedidas y la consistencia de nuestro ejemplo queda perjudicada. La falta de confianza en Dios nos lleva a vagar muy lejos de Él, pero si con fe sincera en su promesa, echamos sobre Él nuestras cargas, entonces seremos fuertes contra la tentación. “Guardarás en perfecta paz a aquel cuyo ánimo se apoya en ti”.

Fuente: LECTURAS MATUTINAS de Charles Haddon Spurgeon.

lunes, 25 de mayo de 2015

Preparando tu mente - Nancy Leigh DeMoss

LA VERDADERA EXPERIENCIA CRISTIANA - JONATHAN EDWARDS

La pregunta fundamental para la raza humana y para cada persona como individuo es esta: ¿Cuáles son los rasgos distintivos de las personas que disfrutan del favor de Dios, aquéllas que van camino al cielo? Esta, sólo es otra manera de preguntar: ¿Cuál es la naturaleza de la verdadera religión? ¿Qué tipo de religión personal es la que Dios aprueba? ARTÍCULO COMPLETO...

¿QUÉ ES EL EVANGELIO? - Pr. Samuel Masters, Pr. Juan Leyton, Pr. Sasha Rasmussen, Pr. Carlos Cañete

MAYO 25

“No me desampares, oh Jehová”. Salmo 38:21.

FRECUENTEMENTE pedimos a Dios que no nos desampare en la hora de la prueba y de la tentación, pero olvidamos muy a menudo que esta oración la debemos hacer en todos los tiempos. No hay instante de nuestra vida en que podamos vivir sin su constante sostén. Ya en la luz, ya en las tinieblas; en la comunión o en la tentación, siempre necesitamos pedirle que no nos desampare. “Sostenme y seré salvo”, dice el salmista. Un niñito, mientras aprende a caminar, siempre necesita la ayuda de la niñera. La nave abandonada por su piloto se desvía enseguida de su ruta. No podemos vivir sin una continua ayuda de lo Alto. Sea esta, pues, nuestra oración de hoy: “No me desampares. Padre, no desampares a tu hijo, a fin de que no caiga en la mano del enemigo. Pastor, no desampares a tu oveja para que no vague lejos de la seguridad del redil. Gran labrador, no desampares a tu planta para que no se marchite y muera. No me desampares, oh Jehová, ahora; y no me desampares en ningún momento de mi vida. No me desampares en mi alegría, para que ella no absorba mi corazón; no me desampares en mi tristeza para que no murmure contra ti; no me desampares en el día de mi arrepentimiento a fin de que no pierda la esperanza del perdón y caiga en desesperación, y no me desampares en el día en que mi fe es muy firme, para que esa fe no degenere en presunción. No me desampares, porque sin ti soy débil, pero contigo soy fuerte. No me desampares porque mi camino es peligroso, y lleno de trampas y no puedo andar por él sin tu dirección. La gallina no desampara a su cría; cúbreme tú eternamente con tus plumas y permíteme hallar refugio bajo tus alas”. “No te alejes de mí, porque la angustia está cerca; porque no hay quien ayude”. “No me dejes y no me desampares, Dios de mi salud”.

Fuente: LECTURAS MATUTINAS de Charles Haddon Spurgeon.

domingo, 24 de mayo de 2015


Isaías 41:13(NVI)#NuestroPanDiario #DifundamosLaPalabra
Posted by Nuestro Pan Diario Oficial on Domingo, 24 de mayo de 2015

Genocidios - Pr. Salvador Dellutri

Cómo escuchar a Dios - Pr. Charles Stanley

El plan de Dios no siempre es el más fácil, pero sí es el mejor. No te pierdas el programa de este fin de semana “Cómo escuchar a Dios”: http://bit.ly/1HnRNuq #ECTV
Posted by Ministerios En Contacto on Domingo, 24 de mayo de 2015

MAYO 24

"Bendito Dios, que no echó de sí mi oración, ni de mí su misericordia".

SI reflexionamos sinceramente sobre el carácter de nuestras oraciones, nos llenaremos de admiración, al pensar que Dios las ha contestado. Puede ser que haya alguno que piense, como lo hizo el fariseo, que sus oraciones merecen ser aceptadas; pero el verdadero cristiano al dar una mirada retrospectiva más imparcial, deplora sus oraciones, y si pudiese volver sobre sus pasos, oraría más ardientemente. Recuerda, cristiano, cuán frías han sido tus oraciones. Cuando entraste en tu cámara, debías haber luchado como Jacob, pero en lugar de hacerlo así, tus oraciones fueron débiles, raras y carentes de aquella humilde, confiada y perseverante fe que clama: "No te dejaré ir si no me bendices". Sin embargo (sorprende decirlo) Dios oyó estas tus frías oraciones y las contestó. Piensa también en cuán escasas han sido tus oraciones, salvo en los días de aflicción, pues en esas circunstancias has ido frecuentemente al trono de la gracia. Pero cuando pasó la aflicción, ¿a dónde fueron tus constantes súplicas? Sin embargo, aunque tú dejaste de orar como lo hacías una vez, Dios no dejó de bendecirte. Cuando abandonaste el trono de la gracia, Dios, por su parte, no lo abandonó; la brillante luz del Shekinah se ha manifestado siempre entre las alas de los querubines. ¡Es maravilloso que Dios considere esos intermitentes pasmos de importunidad que vienen y van con nuestras necesidades! ¡Qué Dios misericordioso es este, que oye las oraciones de los que van a él cuando tienen necesidades apremiantes, pero que lo olvidan cuando han recibido la bendición; quienes se acercan a él cuando se ven forzados a hacerlo, pero que casi se olvidan de dirigirse a él cuando es mucha la abundancia y poca la necesidad! ¡Que su inmensa bondad, al oír tales plegarias, toque nuestros corazones, para que de aquí en adelante podamos "orar siempre con toda deprecación y súplica en el Espíritu".

Fuente: LECTURAS MATUTINAS de Charles Haddon Spurgeon.

sábado, 23 de mayo de 2015

Rechacemos el guión - Pr. Charles Stanley

Aunque un mensaje sea convincente o popular, debemos pensar dos veces antes de creerlo. Artículo completo...


UN SACRIFICIO VIVO - Paul Washer - FIEIDE Retiro Juvenil 2010, España.

UNA MENTE RENOVADA - Paul Washer - FIEIDE Retiro Juvenil España 2010



MAYO 23

"Jehová cumplirá por mí". Salmo 138:8.

LA confianza que el salmista expresa aquí es muy manifiestamente una confianza divina. No dice: "Yo tengo suficiente gracia como para cumplir por mí; mi fe es tan firme que no tambaleará, mi amor es tan ardiente que no se enfriará, mi resolución es tan decidida que nada la hará variar"; no, el salmista sólo dependía del Señor. Si damos lugar a alguna confianza que no esté basada en la Roca de los siglos, entonces nuestra confianza es peor que un sueño; se derrumba sobre nosotros, nos cubre con sus ruinas para nuestra tristeza y confusión. Todo lo que la naturaleza hila, el tiempo lo deshila para eterna confusión de todos los que visten con lo que ella produce. El salmista era sabio, pues sólo descansaba en la obra del Señor. Es el Señor el que empezó en nosotros la buena obra, y el que la perfeccionará. Si él no la termina, nunca quedará completa. Si en el vestido celestial de nuestra justicia hubiese una sola puntada dada por nosotros, entonces estamos perdidos. Pero confiamos que el Señor que empezó, perfeccionará. Él lo ha hecho todo, debe hacerlo todo y lo hará todo. Nuestra confianza no debe reposar en lo que hemos hecho, ni en lo que hemos resuelto hacer, sino enteramente en lo que el Señor hará. La incredulidad insinúa: "Tú nunca podrás estar firme. Observa la maldad que hay en tu corazón; tú nunca puedes derrotar al pecado. Recuerda los pecaminosos placeres y tentaciones que te acosan; sin duda, tú serás seducido y descarriado por ellos". Sí, es verdad, nosotros pereceríamos si dependiésemos de nuestros propios recursos. Si tuviésemos que gobernar solos nuestras frágiles naves en un mar tempestuoso, bien podríamos renunciar al viaje sin esperanza. Pero gracias a Dios él cumplirá por nosotros y nos guiará al puerto deseado. Nunca seremos demasiado confiados cuando confiemos sólo en él, y nunca demasiado interesados en tener tal confianza.

Fuente: LECTURAS MATUTINAS de Charles Haddon Spurgeon.

viernes, 22 de mayo de 2015

LA BIBLIA Y LA VIDA CRISTIANA - Rev. John Stott

Serie de 6 conferencias dictadas por el Rev. John Stott que tratan sobre la autoridad, interpretación y uso de las Escrituras, las cuales están dobladas al español.

  1. La autoridad de la Biblia.
  2. La naturaleza de la Biblia.
  3. La interpretación de la Biblia.
  4. El problema de la cultura.
  5. Una mente cristiana.
  6. Impactar la sociedad.

La belleza de tu paz - Nancy Leigh DeMoss

MAYO 22

"Dirigiólos por camino derecho". Salmo 107:7.

LA variada experiencia, a menudo conduce al ansioso creyente a preguntar: "¿Por qué me pasa esto?". "Espero luz y me vienen tinieblas; busco paz y me viene turbación". "Yo dije en mi corazón: Mis montañas están firmes; nunca seré movido. Señor, tu escondiste tu rostro y yo estoy en aflicción". Ayer mismo vivía en plena seguridad, y hoy esa seguridad ya se empañó y mis esperanzas se nublaron. Ayer podía subir a la cumbre del monte Pisga y contemplar el paisaje y gozarme con confianza en mi futura herencia, pero hoy mi espíritu no alienta esperanza sino temores, no tiene gozo sino mucha aflicción. ¿Es todo esto parte del plan que Dios tiene respecto a mí? ¿Puede ser éste el camino por el cual Dios quiere llevarme al cielo? Sí, es así. El eclipse de tu fe, la oscuridad de tu mente, el desfallecimiento de tu esperanza, todo es parte del procedimiento que usa Dios para prepararte para la gran herencia que pronto poseerás. Estas pruebas son para examinar y fortalecer tu fe, son vientos que hacen que tu nave navegue hacia el deseado cielo, más rápidamente. Según las palabras de David, puede ser dicho de ti que "él los guía al puerto que deseaban". Por honra y por deshonra, por infamia y por buena fama, por abundancia y por escasez, por gozo y por tristeza, por persecución y por paz, por todas estas cosas se mantiene la vida de tu alma, y por todas estas cosas eres ayudado en tu camino. No pienses, creyente, que tus aflicciones no forman parte del plan de Dios; al contrario, son partes necesarias. "Es menester que por muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios". Aprended, pues, "a tener por sumo gozo cuando cayereis en diversas pruebas".

Fuente: LECTURAS MATUTINAS de Charles Haddon Spurgeon.

jueves, 21 de mayo de 2015

John Piper - ¿Que es la voluntad de Dios y como la conocemos? [Subtitula...

John Piper - La mente renovada y como obtenerla [Subtitulado Español]


Nuestros esfuerzos no son suficientes para producir la santificación requerida - Pastor Miguel Núñez #LaIBI
Posted by Iglesia Bautista Internacional on Jueves, 21 de mayo de 2015

Civilización Occidental 2 - Pr. Salvador Dellutri

¡Buenos días!Dios puede transformar las tragedias en triunfos.Lea y comparta el devocional de hoy:http://nuestropandiario.org/2015/05/reparar-un-corazón-roto/#NuestroPanDiario #Devocional

Posted by Nuestro Pan Diario Oficial on Miércoles, 20 de mayo de 2015

Pensamiento sano - Nancy Leigh DeMoss