Versículo para hoy:

martes, 23 de septiembre de 2014

EN ESTO PENSAD - I - PR. SUGEL MICHELÉN

EN ESTO PENSAD - II - PR. SUGEL MICHELÉN

EN ESTO PENSAD - III - PR. SUGEL MICHELÉN

EN ESTO PENSAD - IV - PR. SUGEL MICHELÉN


EN ESTO PENSAD - V - PR. SUGEL MICHELÉN

23 de setiembre – UNA FE PRECIOSA

Cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe en la tierra? Lucas 18:8.

A nuestro Señor que ha de venir no le importarán los tesoros de los ricos ni los honores de los grandes. No mirará las habilidades que hemos desarrollado, ni las influencias que tenemos, sino que mirará nuestra fe. Su gloria es «ser creído en el mundo» y eso será lo que tendrá en cuenta. Este mercadero celestial considera la fe como una perla de gran precio, la fe es tan preciosa para Jesús como lo es para nosotros. En el último día tendrá lugar un minucioso escrutinio que buscará una cosa fundamental, dónde hay fe y dónde no la hay. Aquel que cree será salvo; aquel que no cree será condenado. La búsqueda se llevará a cabo en nuestros hogares y en nuestros corazones, y la pregunta será: ¿Dónde está tu fe? ¿Honraste a Cristo, confiando en su Palabra y en su sangre, o no lo hiciste? ¿Glorificaste a Dios al creer en su revelación y depender de sus promesas, o no? El hecho de que nuestro Señor en su venida buscará la fe nos debe llevar a considerarla como algo muy valioso. No es un mero acto del intelecto, es una gracia del Espíritu Santo que glorifica a Dios y produce obediencia en el corazón. Jesús la busca porque él es el objeto de ella, y es por medio de ella que en su primera venida se lleva a cabo su propósito. Nuestro Salvador está buscando la fe. «Atentamente observa al ser humano; con sus propios ojos lo examina» (Salmo 11:4). Este es el oro que él está buscando en la cantera de nuestra humanidad. Este es el objetivo de su búsqueda real: ¿crees en el Señor Jesucristo?

A través de la Biblia en un año: Santiago 1-2

FUENTE: Charles H. Spurgeon -Tomado del libro “A los Pies del Maestro”, Compilado por Audie G. Lewis.

lunes, 22 de septiembre de 2014

22 de setiembre – DIOS ESTÁ EN CONTROL

Señor, yo sé que el hombre no es dueño de su destino, que no le es dado al caminante dirigir sus propios pasos. Jeremías 10:23.

¿Tienes algún hijo que haya abandonado el hogar? ¿Quizá un joven voluntarioso y obstinado que se fue porque no pudo aceptar las restricciones de una familia cristiana? Es triste que esto suceda, muy triste en verdad, pero no te desesperes ni te angusties por él. No sabes dónde está, pero Dios sí lo sabe; no puedes ir tras él, pero el Espíritu Santo sí puede hacerlo. ¿Se fue en un viaje a Shangai? Ah, puede ser que haya un Pablo en Shangai a quien Dios use como un medio para su salvación, y ya que ese Pablo no está aquí en Londres, tuvo que ir a Shangai a encontrarlo. ¿Se va a Australia? Quizá allí alguien le diga una palabra de bendición a tu hijo que sea la única que llegue a su corazón. Yo no puedo decirla, nadie en Londres puede; pero el hombre que encuentre allí lo hará y, por tanto, Dios permite que se vaya lejos con toda su obstinación y necedad para que la gracia pueda alcanzarlo y efectuar su salvación. Lo peor que puede pasarle a un joven es, a veces, lo mejor que le pudo suceder.

A través de la Biblia en un año: Salmos 148-150

FUENTE: Charles H. Spurgeon -Tomado del libro “A los Pies del Maestro”, Compilado por Audie G. Lewis.

domingo, 21 de septiembre de 2014

Saúl – Episodio 1

Saúl – Episodio 2

21 de setiembre – LA ENSEÑANZA TEMPRANA

Desde tu niñez conoces la Sagradas Escrituras, que pueden darte la sabiduría necesaria para la salvación mediante la fe en Cristo Jesús. 2 Timoteo 3:15.

Nota que a Timoteo lo enseñaron, no solo a reverenciar las cosas santas en general sino, en especial, a conocer las Escrituras. Las enseñanzas de su madre y su abuela eran las enseñanzas de las Sagradas Escrituras. Imagínate que reunamos a los niños el Día del Señor con el objetivo de divertirlos y proporcionarles unas horas felices; o para instruirlos, como hacemos durante el resto de la semana, en los principios de la educación moral, ¿qué hemos hecho? No hemos hecho nada que sea digno de ese día o de la iglesia de Dios. Imagínate que tenemos especial cuidado en enseñar a los niños las reglas y regulaciones de nuestra propia iglesia y no los llevamos a las Escrituras; imagínate que les presentemos un libro que contenga las normas de nuestra iglesia pero que no pasemos tiempo con la Biblia ¿qué hemos hecho? Dichas normas pueden ser correctas o no y, por tanto, podemos haber enseñado a nuestros niños cosas verdaderas o erróneas, pero si nos centramos en las Sagradas Escrituras, no vamos a cometer errores. Con tal norma, sabemos que haremos lo correcto. Este Libro es la Palabra de Dios y si lo enseñamos, enseñamos aquello que el Señor aceptará y bendecirá. ¡Oh, queridos maestros, y aquí me estoy hablando a mí también, que nuestras enseñanzas se basen cada vez más en las Escrituras! No teman si nuestros alumnos olvidan lo que les enseñamos, sino oren para que recuerden lo que el Señor les enseña. ¡Que las verdades divinas acerca del pecado, la justicia y el juicio queden grabadas en sus corazones! ¡Que nunca olviden las verdades reveladas acerca del amor de Dios, la gracia de nuestro Señor Jesucristo y la obra del Espíritu Santo!

A través de la Biblia en un año: Salmos 144-147

FUENTE: Charles H. Spurgeon -Tomado del libro “A los Pies del Maestro”, Compilado por Audie G. Lewis.

sábado, 20 de septiembre de 2014

20 de setiembre – UN SERVICIO SANTO

Todo el que infrinja uno solo de estos mandamientos, por pequeño que sea, y enseñe a otros a hacer lo mismo, será considerado el más pequeño en el reino de los cielos; pero el que los practique y enseñe será considerado grande en el reino de los cielos. Mateo 5:19.

En la actualidad, ya que existen tan pocas madres y abuelas cristianas, la iglesia ha considerado que es sabio suplementar la enseñanza hogareña a los niños bajo sus alas. Esta recibe bajo su cuidado maternal a aquellos niños cuyos padres no son cristianos. Considero esa una tarea bendita. Me siento muy agradecido por los muchos hermanos y hermanas que se dedican a enseñar en la Escuela Dominical y también durante algunas noches de la semana, a los niños de otros, quienes, con el tiempo, serán como sus propios hijos. Dichos maestros asumen los deberes de padre y madre, por amor al Señor, para con aquellos niños que están descuidados en su propio hogar. Los padres cristianos no pueden pensar que el objetivo de la Escuela Dominical es liberarlos de sus responsabilidades como padres. Lo primero y lo más natural que deben hacer los padres cristianos es instruir a sus hijos en el camino y el temor del Señor. No obstante, es un trabajo meritorio asumir el deber de enseñar a los niños de otros, cuando los responsables naturales no lo han asumido. El Señor Jesús mira con placer a quienes alimentan sus corderitos y nutren a sus bebés, porque no es su voluntad que ninguno de estos se pierda. Adelante, hombres y mujeres temerosos de Dios, santifíquense en este gozoso acto de servicio.

A través de la Biblia en un año: Salmos 140-143

FUENTE: Charles H. Spurgeon -Tomado del libro “A los Pies del Maestro”, Compilado por Audie G. Lewis.

viernes, 19 de septiembre de 2014

19 de setiembre – UNA VERDAD SAGRADA

Hijo mío, no te olvides de mis enseñanzas; más bien, guarda en tu corazón mis mandamientos. Porque prolongarán tu vida muchos años y te traerán prosperidad. Que nunca te abandonen el amor y la verdad: llévalos siempre alrededor de tu cuello y escríbelos en el libro de tu corazón. Contarás con el favor de Dios y tendrás buena fama entre la gente. Proverbios 3:1-4.

¡Ay, queridas madres, Dios les ha dado a ustedes una sagrada encomienda! En efecto, les ha dicho: «Llévate a este niño y críamelo. Yo te pagaré por hacerlo». Tu llamado es equipar al futuro hombre de Dios, de modo que pueda estar capacitado para toda buena obra. Aquellos que piensan que las madres que permanecen en casa cuidando de su pequeña familia no están haciendo nada, piensan lo opuesto a la verdad. A una madre piadosa casi nunca le es posible dejar su hogar para ir a la iglesia. Pero no piensen que no están haciendo nada por la iglesia; por el contrario, están llevando a cabo el mejor servicio para el Señor. Madre, la crianza de tus hijos en el temor de Dios es tu primer y más importante deber.

A través de la Biblia en un año: Salmos 136-139

FUENTE: Charles H. Spurgeon -Tomado del libro “A los Pies del Maestro”, Compilado por Audie G. Lewis.

jueves, 18 de septiembre de 2014

18 de setiembre – GUÍA A LOS PEQUEÑOS

Instruye al niño en el camino correcto, y aun en su vejez no lo abandonará. Proverbios 22:6.

Los niños deben leer las Sagradas Escrituras tan pronto como aprenden a leer. Es muy notable que muchos maestros hayan dicho que han visto a los niños aprender a leer mejor cuando lo hacen utilizando la Biblia. No estoy seguro por qué sucede esto, tal vez sea por la sencillez del lenguaje, pero yo creo que es cierto. Con frecuencia, los niños recuerdan un suceso que aparece en la Biblia pero olvidan otros hechos de la historia secular. En la Biblia hay una adaptación para los seres humanos de todas las edades y, por lo tanto, se adapta muy bien a los niños. Cometemos un error al pensar que debemos comenzar con otro tipo de lectura y luego pasar a las Escrituras. La Biblia es el libro ideal para los niños. La mente de los niños no puede comprender algunas partes de ella, porque ni siquiera el más sabio de entre nosotros puede hacerlo. Hay profundidades en las que el leviatán puede nadar, pero también hay arroyos de los que pueden beber las ovejas. Los maestros sabios saben cómo guiar a los pequeños a los pastos delicados junto a aguas de reposo.

A través de la Biblia en un año: Salmos 132-135

FUENTE: Charles H. Spurgeon -Tomado del libro “A los Pies del Maestro”, Compilado por Audie G. Lewis.