Versículo para hoy:

miércoles, 23 de abril de 2014

23 de abril – IMITA A CRISTO

Por eso, dispónganse para actuar con inteligencia; tengan dominio propio; pongan su esperanza completamente en la gracia que se les dará cuando se revele Jesucristo. Como hijos obedientes, no se amolden a los malos deseos que tenían antes, cuando vivían en la ignorancia. 1 Pedro 1:13-14.

La ignorancia de Cristo y de las cosas eternas debiera ser detestable para nosotros. Si por medio de la ignorancia hemos pecado, debiéramos terminar con esa ignorancia. Seremos estudiantes de su Palabra. Estudiaremos la obra maestra de todas las ciencias, el conocimiento de Cristo crucificado. Pediremos al Espíritu Santo que aleje de nosotros la ignorancia que genera el pecado. Que Dios permita que no volvamos a caer en los pecados de la ignorancia, sino que seamos capaces de decir: «Sé en quien he creído y por lo tanto, buscaré más conocimiento hasta que comprenda, junto con todos los santos, cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo; en fin, que conozcan ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento».

Voy a incluir aquí algo práctico. Si te regocijas por estar perdonado, muestra tu gratitud imitando a Cristo. Nunca antes hubo una súplica como esta: «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen». Suplica así por otros. ¿Alguien te ha hecho daño? ¿Hay personas que te calumnian? Ora esta noche: «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen». Demos siempre bien por mal, bendición por maldición y cuando se nos llame a sufrir las maldades de otros, creamos que no actuarían como lo hacen si no fuera por su ignorancia. Oremos por ellos y hagamos que su ignorancia sea la súplica por su perdón: «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen».

A través de la Biblia en un año: Josué 17-20

FUENTE: Charles H. Spurgeon -Tomado del libro “A los Pies del Maestro”, Compilado por Audie G. Lewis.

martes, 22 de abril de 2014

22 de abril – EL ESTADO NATURAL DE LA TIERRA

Padre –dijo Jesús-, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Mientras tanto, echaban suertes para repartirse entre sí la ropa de Jesús. Lucas 23:34.

Cuando un hombre es ignorante y no sabe lo que debe hacer, ¿qué debe hacer? Bueno, no debe hacer nada hasta que sepa. Pero he ahí el problema, aunque no sabíamos, escogimos hacer lo incorrecto. Si no sabíamos, ¿por qué no escogimos hacer lo correcto? Pero al estar en la oscuridad, nunca nos volvemos a lo bueno sino que siempre damos bandazos a la izquierda, de pecado en pecado. ¿No nos demuestra esto cuán depravados son nuestros corazones? Aunque buscamos estar en lo correcto, cuando nos dejan solos, nos vamos a hacer lo malo. Deja a un niño solo, a un hombre solo, a una tribu sola sin enseñanza e instrucción, y ¿cuál es el resultado? Pues el mismo que cuando uno deja solo un campo. Nunca produce, ni por casualidad, trigo o cebada. Déjalo solo y aparecen hileras de malas hierbas, espinas y zarzas, lo que demuestra que el estado natural de la tierra se inclina a producir aquello que no vale nada.

Necesitabas luz pero cerraste tus ojos al sol. Tuviste sed pero no tomaste del manantial de agua viva de modo que tu ignorancia, aunque estaba allí, era una ignorancia criminal que debías confesar ante el Señor. ¡Oh, ven a la cruz, tú que ya has estado allí y has perdido allí tu carga! Ven y confiesa tu culpa una vez más y abraza de nuevo esa cruz y mira a aquel que derramó en ella su sangre y alaba su querido nombre, aquel que una vez oró por ti: «Padre –dijo Jesús-, perdónalos, porque no saben lo que hacen».

A través de la Biblia en un año: Josué 13-16

FUENTE: Charles H. Spurgeon -Tomado del libro “A los Pies del Maestro”, Compilado por Audie G. Lewis.

lunes, 21 de abril de 2014

21 de abril – CUANDO EL SEÑOR PREGUNTA

Cuando el día comenzó a refrescar, oyeron el hombre y la mujer que Dios andaba recorriendo el jardín; entonces corrieron a esconderse entre los árboles, para que Dios no los viera. Pero Dios el Señor llamó al hombre y le dijo: ¿Dónde estás? Génesis 3:8-9

Una de las cosas más terribles con relación a este encuentro de Dios con Adán fue que Adán tuvo que responder a las preguntas del Señor. El Señor le dijo: «¿Acaso has comido del fruto del árbol que yo te prohibí comer?» (Génesis 3:11). En nuestros tribunales de justicia no requerimos que los hombres respondan a preguntas que los incriminarían, pero Dios lo hace; y en el gran día final, los impíos serán condenados por su propia confesión de culpa. Mientras están en este mundo, ponen un rostro cínico y declaran que no le han hecho daño a nadie, ni tan siquiera a Dios: pagan lo que les corresponde, son tan buenos como sus vecinos y mejores que la mayoría de ellos; pero todo su alarde y valentía desaparecerá el día del juicio. O se pararán en silencio delante de Dios –y su silencio reconocerá la culpa ante los ojos de Dios- o si hablan, sus vanas excusas y disculpas no harán otra cosa que condenarlos. Ellos se condenarán a sí mismos con su propia boca, como aquel siervo malvado y perezoso que fue lanzado a las tinieblas de afuera donde está el lloro y el crujir de dientes. ¡Quiera Dios que nunca conozcamos por experiencia personal y triste lo que significan esas expresiones!

A través de la Biblia en un año: Josué 9-12

FUENTE: Charles H. Spurgeon -Tomado del libro “A los Pies del Maestro”, Compilado por Audie G. Lewis.

domingo, 20 de abril de 2014

20 de abril – CADA UNO HA SIDO LLAMADO DE MANERA ESPECIAL

Pasando Jesús de allí, vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado al banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme. Y se levantó y le siguió. Mateo 9:9.

El llamamiento del hombre llamado Mateo pareció accidental e improbable. «Pasando Jesús de allí», cuando estaba a punto de ir a realizar otra cosa, alejándose de Capernaúm, o sencillamente andando por una de sus calles, fue «pasando de allí» que esto sucedió.

En ese momento también había muchas otras personas en Capernaúm, sin embargo, Cristo no los llamó. Él los vio, pero no de la misma manera en que vio al hombre llamado Mateo. Y de manera similar, en ese día de misericordia en que recibiste la bendición de la salvación, quizá había una congregación muy concurrida, pero hasta donde sabes, la bendición no llegó a más nadie, solo a ti. ¿Por qué, entonces, vino a ti? Tú no sabes, a menos que hayas aprendido a mirar más allá de las cortinas en el Lugar Santo y a ver por la luz de la lámpara en el velo. Si has mirado allí, sabes que cuando Jesucristo pasa, lo que los hombres consideran accidentes es intencional, las miradas de sus ojos han sido ordenadas desde la eternidad; y cuando él mira a alguien, lo hace de acuerdo al propósito eterno y al preconocimiento de Dios. Hacía mucho tiempo que el Señor había considerado a ese hombre llamado Mateo, así que cuando el tiempo se cumplió, Jesucristo pasó por ese camino y miró con amor y misericordia a aquel hombre llamado Mateo. Él lo vio en ese momento porque, mucho antes, lo había vislumbrado.

A través de la Biblia en un año: Josué 5-8

FUENTE: Charles H. Spurgeon -Tomado del libro “A los Pies del Maestro”, Compilado por Audie G. Lewis.

sábado, 19 de abril de 2014

19 de abril – ADORACIÓN POR MEDIO DE LA OFRENDA

Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al que da con alegría. 2 Corintios 9:7.

Observa también, una vez más –en lo referente a las acciones misericordiosas que la mayoría de la humanidad poco estima- que sabemos que Dios acepta nuestra adoración en las cosas pequeñas. Él permitió que su pueblo llevara sus novillos, a otros que llevaran sus carneros y se los ofrecieran a él, aunque estas eran personas que tenían suficientes riquezas como para ser capaces de ofrecerle un tributo de sus rebaños y manadas. Pero también le permitió a los pobres ofrecer un par de tórtolas o dos pichones de palomas, y nunca he encontrado en la Palabra de Dios que él diera menos importancia a la ofrenda de las tórtolas que al sacrificio de los novillos. También sé que nuestro Señor siempre bendito, cuando estuvo aquí, amó la alabanza de los niños pequeños. Ellos no traían ni oro ni plata como los sabios del Oriente, pero clamaban: «Hosanna» y el Señor no se disgustó con sus Hosannas sino que aceptó su alabanza juvenil. Y recordamos que una viuda echó en la ofrenda dos moneditas, que solo era un cuarto de un penique, pero ya que era todo lo que tenía, él no rechazó el regalo sino que más bien tomó nota de este en su honor. Ahora estamos bastante familiarizados con el incidente, pero con todo y eso, es maravilloso. ¡Dos moneditas que son un cuarto de penique dadas al Dios infinito! ¡Un cuarto de penique aceptado por el Rey de Reyes! Por lo tanto, no midas las acciones pequeñas con las escalas y medidas humanas, sino estímalas como lo hace Dios, porque el Señor siente respeto por el corazón de su pueblo; él no da tanta importancia a sus obras en sí mismas sino a los motivos por los que se dan en servicio.

A través de la Biblia en un año: Josué 1-4

FUENTE: Charles H. Spurgeon -Tomado del libro “A los Pies del Maestro”, Compilado por Audie G. Lewis.

viernes, 18 de abril de 2014

18 de abril – EL PODER SUSTENTADOR DE DIOS

¡Alabado sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo! Por su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo mediante la resurrección de Jesucristo, para que tengamos una esperanza viva y recibamos una herencia indestructible, incontaminada e inmarchitable. Tal herencia está reservada en el cielo para ustedes. 1 Pedro 1:3-4.

«Reservada en el cielo para ustedes, a quienes el poder de Dios protege mediante la fe hasta que llegue la salvación» (1 Pedro 1:4-5). Quizá este sea uno de los mejores elixires para un cristiano con pesadumbre: que no está protegido por su propio poder y que no ha quedado a merced de su propia protección sino que lo protege el Altísimo. «Podrán desfallecer mi cuerpo y mi espíritu, pero Dios fortalece mi corazón; él es mi herencia eterna» (Salmos 73:26). «Porque sé en quién he creído, y estoy seguro de que tiene poder para guardar hasta aquel día lo que he dejado a su cuidado» (2 Timoteo 1:12). Pero si quitara esa doctrina de que el Salvador guarda a su pueblo, ¿dónde quedaría mi esperanza? ¿Qué tiene el evangelio que merezca mi predicación o que merezca que tú la recibas? Yo sé que él ha dicho: «Yo les doy vida eterna, y nunca perecerán, ni nadie podrá arrebatármelas de la mano» (Juan 10:28). Pero, Señor, ¿qué si desmayan, si comienzan a murmurar en su aflicción? ¿No perecerán entonces? No, nunca perecerán. Pero imagínate que el dolor se haga tan intenso que su fe flaquee. ¿No perecerán entonces? No. «Nunca perecerán ni ningún hombre los arrebatará de mi mano». ¡Ah! Esta es la doctrina, la seguridad que da ánimo: «Esto es para ustedes motivo de gran alegría, a pesar de que hasta ahora han tenido que sufrir diversas pruebas por un tiempo» (1 Pedro 1:6).

A través de la Biblia en un año: Romanos 15-16

FUENTE: Charles H. Spurgeon -Tomado del libro “A los Pies del Maestro”, Compilado por Audie G. Lewis.

jueves, 17 de abril de 2014

17 de abril – EL CONSOLADOR

Alabado sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre misericordioso y Dios de toda consolación, quien nos consuela en todas nuestras tribulaciones para que con el mismo consuelo que de Dios hemos recibido, también nosotros podamos consolar a todos los que sufren. 2 Corintios 1:3-4.

Nuestro Dios no quiere que sus hijos sean infelices y por lo tanto, él mismo, en la tercera persona de la bendita Trinidad, ha asumido el cargo de Consolador. ¿Por qué lleva tu rostro colores tan lúgubres? Dios puede consolarte. Tú que estás bajo la carga del pecado, es verdad que ningún hombre puede ayudarte para darte paz, pero el Espíritu Santo sí puede. ¡Oh, Dios, a todo el que busca y no ha logrado encontrar reposo, concédele tu Santo Espíritu! Pon tu Espíritu dentro de él y él descansará en Jesús. Y tú, querido pueblo de Dios, que estás preocupado, recuerda que la preocupación y el Espíritu Santo se contradicen entre sí. «Pondré mi Espíritu en ustedes» quiere decir que te convertirás en alguien apacible, tranquilo, resignado y conforme con la voluntad divina. Entonces tendrás fe en Dios de que todo está bien. ¿Puedes tú decir: «Dios mío, Dios mío»? ¿Quieres algo más? ¿Puedes concebir algo más allá de tu Dios? ¡Omnipotente para hacerlo todo eternamente! ¡Infinito para dar! ¡Fiel para recordar! Él es todo lo que es bueno. Él solo es la luz: «En él no hay oscuridad». El Espíritu Santo nos hace entender esto cuando está dentro de nosotros. En él nuestra felicidad a veces se eleva a grandes olas de regocijo, como si saltara a la gloria.

A través de la Biblia en un año: Romanos 13-14

FUENTE: Charles H. Spurgeon -Tomado del libro “A los Pies del Maestro”, Compilado por Audie G. Lewis.

miércoles, 16 de abril de 2014

16 de abril – NUESTRA GUÍA

Todo esto lo digo ahora que estoy con ustedes. Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, les enseñará todas las cosas y les hará recordar todo lo que les he dicho. Juan 14:25-26.

El Espíritu Santo dentro de nosotros es para servirnos de guía. Él nos revela una verdad tras otra mediante su luz y su guía y sí «aprendemos del Señor». Él es también nuestra guía práctica al cielo, nos ayuda y nos dirige en el viaje hacia arriba. Ojalá que los cristianos, para su vida diaria, averiguaran más a menudo en cuanto a la guía del Espíritu Santo. ¿No sabes tú que el Espíritu de Dios mora dentro de ti? No necesitas andar siempre corriendo de un amigo a otro en busca de dirección: espera en el Señor en silencio, siéntate tranquilo delante del oráculo de Dios. Usa el discernimiento que Dios te ha dado, pero cuando eso no sea suficiente, recurre a aquel a quien el señor Bunyan llama «el Secretario Supremo», quien vive dentro, que es infinitamente sabio y quien puede guiarte al hacerte escuchar la voz detrás de ti que dice: «este es el camino, ve por él». El Espíritu Santo te guiará en la vida, te guiará en la muerte y te guiará a la gloria. Te protegerá del error moderno y también del error antiguo. Te guiará de manera que no sabes y en la oscuridad te guiará de manera que no has visto; él hará estas cosas en ti y no te abandonará.

A través de la Biblia en un año: Romanos 11-12

FUENTE: Charles H. Spurgeon -Tomado del libro “A los Pies del Maestro”, Compilado por Audie G. Lewis.

martes, 15 de abril de 2014

15 de abril – EL ABANDERADO

Pues los sufrimientos ligeros y efímeros que ahora padecemos producen una gloria eterna que vale muchísimo más que todo sufrimiento. 2 Corintios 4:17.

Pensamos demasiado en nosotros mismos y hablamos de la vida como si fuera un conflicto demasiado duro debido a la carga de nuestros cuidados y responsabilidades; pero, ¿qué comparación existe entre nuestra carga y la de Jesús? Un pastor con un gran rebaño no carece de ansiedades a cada hora; pero, ¿qué son esas ante los cuidados del pastor Jefe? Él veló por la gran multitud que ningún hombre puede contar, quienes le fueron encargados por el padre, y él llevó los dolores de todos ellos. Esta es una carga que tú y yo, mi querido amigo, ni tan siquiera podemos imaginar y, no obstante, sin dejar a un lado el peso, él luchó contra el mundo y lo venció.

Cuando toda la multitud marcha a la batalla, cada uno de nosotros toma un lugar en las filas y la guerra continúa contra todos nosotros; pero, ¿adónde crees tú que las flechas volaron en mayor cantidad? ¿Adónde fueron arrojadas las jabalinas un tras otra, gruesas como pedriscos? «El abanderado entre los diez miles» era el blanco principal. A mí me parece que el príncipe de las tinieblas le dijo a sus ejércitos: «No luchen ni con pequeños ni con grandes, excepto con el Rey de Israel», porque él fue tentado en todo al igual que nosotros. Tú y yo encontramos algunas tentaciones pero él las soporta todas. Yo tengo las mías y tú tienes las tuyas, pero él tuvo las mías y las tuyas y aquellas que son comunes a todos sus santos; no obstante, estando en el centro de la refriega, él permaneció ileso y clamó: «yo he vencido al mundo». La gracia, por lo tanto, también nos puede vestir de triunfo porque ninguna carga suprema de huestes sobre huestes será jamás dirigida en contra nuestra.

A través de la Biblia en un año: Romanos 9-10

FUENTE: Charles H. Spurgeon -Tomado del libro “A los Pies del Maestro”, Compilado por Audie G. Lewis.

lunes, 14 de abril de 2014

14 de abril – LOS COMPASIVOS

Mientras lo apedreaban, Esteban oraba. –Señor Jesús –decía-, recibe mi espíritu. Luego cayó de rodillas y gritó: -¡Señor, no les tomes en cuenta este pecado! Cuando hubo dicho esto, murió. Hechos 7:59-60.

Algunos corazones tiernos no solo se sorprenden sino que se quedan consternados y se afligen ante la oposición del mundo. Espíritus tiernos y gentiles que no se enfrentarían a nadie si pudieran evitarlo, que sienten agudamente los ataques injustificados de aquellos que preferirían agradar en lugar de provocar. La sensibilidad del amor hace que los caracteres más delicados sean los más susceptibles al dolor bajo la cruel oposición, especialmente cuando viene de un pariente querido. Para aquellos que aman a Dios y al hombre, a veces es una agonía verse obligados a parecer como la causa de la contienda, incluso por amor a Cristo.

El que más ama es quien más se parece a Dios, y aquel cuyo corazón está más lleno de compasión es quien más se acerca a la imagen de Cristo. En el reino de Dios los espíritus más fuertes resultan ser más bien enanos y no gigantes. Debemos tener fuerza de carácter y estar preparados para luchar tenazmente por la fe; no obstante, mientras más amor mostremos, mejor y, por lo tanto, más dolor nos costará estar continuamente en guerra con los espíritus fríos. Esta es una parte de la tribulación que debemos soportar, y mientras más valentía mostremos al enfrentarla, más a fondo ganaremos las batallas de la paz y la pureza.

A través de la Biblia en un año: Romanos 7-8

FUENTE: Charles H. Spurgeon -Tomado del libro “A los Pies del Maestro”, Compilado por Audie G. Lewis.

domingo, 13 de abril de 2014

13 de abril – ANTICIPAR EL CONFLICTO

El traidor les había dado esta contraseña: «Al que le dé un beso, ese es; arréstenlo y llévenselo bien asegurado». Tan pronto como llegó, Judas se acercó a Jesús. -¡Rabí! –le dijo, y lo besó. Entonces los hombres prendieron a Jesús. Marcos 14:44-46.

Nuestro Señor les dijo a los discípulos: «En este mundo afrontarán aflicciones» (Juan 16:33), y explicó que esto quería decir que los hombres los expulsarían de las sinagogas; sí, que llegaría el momento en que aquellos que los mataran pensarían que estaban sirviendo a Dios. «Así mismo serán perseguidos todos los que quieran llevar una vida piadosa en Cristo Jesús» (2 Timoteo 3:12).

La oposición del mundo no está confinada a la persecución sino que a veces toma la forma aun más peligrosa de la adulación, se ofrecen anzuelos agradables y se utilizan encantos para alejar al creyente de su Señor. El mundo ha herido a muchos penosamente cuando los ha saludado con el beso de Judas en sus labios y un puñal en la mano derecha con el cual matar el alma. Pobres de aquellos que ignoran las artimañas del mundo. Este es un problema lastimoso bajo el sol: que los hombres son falsos; sus palabras más suaves que la mantequilla pero por dentro son espadas desenvainadas. Esto a menudo sorprende a los cristianos jóvenes. Ellos imaginaron que ya que los piadosos estaban fascinados con sus encantos, todos los demás estarían igualmente complacidos, tropiezan cuando descubren que se habla mal de su bondad. ¿Hay algún recluta primerizo entre mis oyentes? Dejen que aprenda que ser un soldado de la cruz significa una verdadera guerra y no una pelea falsa. Él está en territorio enemigo y llegará el momento en que, como veterano de guerra, se sorprenderá si pasa un día sin conflicto o es capaz de envainar su espada durante una hora.

A través de la Biblia en un año: Romanos 5-6

FUENTE: Charles H. Spurgeon -Tomado del libro “A los Pies del Maestro”, Compilado por Audie G. Lewis.

sábado, 12 de abril de 2014

12 de abril – AMA AL SEÑOR

Amen al Señor, todos sus fieles. Salmos 31:23.

Algunas pasiones de nuestra naturaleza pudieran ser exageradas y hacia ciertos objetos, pudieran ir demasiado lejos, pero el corazón, cuando se vuelve a Dios, nunca puede ser demasiado cálido ni estar demasiado emocionado, ni demasiado concentrado en el objeto divino: «Amen al Señor, todos sus fieles».

Pon el énfasis en esa dulce palabra: amor, amar al Señor como no podrías amar a nadie ni a nada más. Esposo, ama a tu esposa; padre, ama a tus hijos; hijos, amen a sus padres y todos ustedes amen a sus amigos, y está bien que lo hagan. Sin embargo, deben deletrear todos los otros amores con letras minúsculas pero el AMOR a Dios se deletrea con las mayúsculas más grandes que puedas encontrar. Ámalo intensamente, amen al Señor, todos sus fieles, sin ningún límite en su amor.

Además, ámenlo con un principio de amor profundo y duradero. Existe un cierto tipo de amor humano que arde rápidamente como la maleza y luego se apaga. Así hay también algunos cristianos que parecen amar al Señor de manera irregular y rápida, cuando se emocionan o en ciertas épocas especiales; pero les pido, amados, que dejen que su amor sea un fuego profundamente arraigado y duradero. ¿Y si lo comparo con la combustión en el mismo centro de un volcán? Es posible que no siempre esté en erupción pero siempre tiene dentro un calor intenso y cuando sí arde, ay, ¡qué tremenda marea, qué bullir, qué hervidero, qué llamas y qué torrentes de lava a todo alrededor! Siempre debe haber fuego en el corazón aunque este sea un tanto callado y tranquilo.
A través de la Biblia en un año: Romanos 3-4

FUENTE: Charles H. Spurgeon -Tomado del libro “A los Pies del Maestro”, Compilado por Audie G. Lewis.

viernes, 11 de abril de 2014

11 de abril – EL REMEDIO DIVINO

Para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor, puedan comprender, junto con todos los santos, cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo; en fin, que conozcan ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento, para que sean llenos de la plenitud de Dios. Efesios 3:17-19.

La caída de Adán y la destrucción de la humanidad dieron amplio espacio y margen suficiente para el amor todopoderoso. Entre las ruinas de la humanidad había espacio para mostrar cuánto Jehová amaba a los hijos de los hombres, porque la circunferencia de su amor no era menor que el mundo, y el objeto de este no menos que liberar a los hombres de caer en el foso, y el resultado de este no menos que encontrar un rescate para ellos. El propósito trascendental de ese amor era tanto negativo como positivo: que al creer en Jesús los hombres no perecieran sino que tuvieran vida eterna. La grave enfermedad del hombre dio motivo a la introducción de ese remedio divino que solo Dios pudiera haber ideado y suministrado. Mediante el plan de misericordia y el gran regalo que se necesitaba para llevarlo a cabo, el Señor encontró los medios para mostrar su amor ilimitado a hombres culpables. De no haber caída ni destrucción, Dios nos hubiera mostrado su amor como lo hace a los espíritus puros y perfectos que rodean su trono, pero nunca pudiera habernos presentado su amor en la medida en que lo hace. En el regalo de su Hijo unigénito, Dios nos mostró su amor ya que siendo aun pecadores, en el debido tiempo, Cristo murió por los impíos.

A través de la Biblia en un año: Romanos 1-2

FUENTE: Charles H. Spurgeon -Tomado del libro “A los Pies del Maestro”, Compilado por Audie G. Lewis.

jueves, 10 de abril de 2014

10 de abril – LLUVIAS DE MISERICORDIA

Y dijo Manoa a su mujer: Ciertamente moriremos, porque a Dios hemos visto. Jueces 13:22.

Para Manoa y para su mujer fue el mayor gozo posible de la vida, el clímax de su ambición, que serían los padres de un hijo por medio de quien el Señor comenzaría a liberar a Israel. De tan solo pensarlo, el gozo los inundaba, un gozo indecible; pero en el momento en que recibieron la noticia, al menos Manoa se sintió tan cargado en el espíritu que dijo: «Ciertamente moriremos, porque a Dios hemos visto». Tómalo como una regla general: los cielos nublados pronostican una lluvia de misericordia. Cuando experimentes una terrible aflicción, espera un dulce favor. ¿No te acuerdas, con relación a los apóstoles, que sintieron temor cuando entraron en la nube en el monte Tabor? Y, no obstante, fue en esa nube que vieron a su Maestro transfigurado, y tú y yo hemos tenido mucho miedo cuando entramos a la nube, aunque estuvimos ahí para ver más de Cristo y su gloria que nunca antes. La nube que temes es la pared externa de la recámara secreta donde el Señor se revela a sí mismo.

Yo sí creo que cada vez que el Señor está a punto de usarnos en su familia, nos toma como si fuéramos un plato y nos limpia por completo y nos pone en el estante y luego nos baja y pone ahí mismo su propia carne celestial con la cual llenará las almas de otros. Como regla debe haber un vaciamiento, un virar al revés y dejar a un lado, antes de que venga la mayor bendición. Manoa sentía que debía morir y no obstante no podía morir porque él sería el padre de Sansón, el liberador de Israel y el terror de los filisteos.

A través de la Biblia en un año: Deuteronomio 32-34

FUENTE: Charles H. Spurgeon -Tomado del libro “A los Pies del Maestro”, Compilado por Audie G. Lewis.

miércoles, 9 de abril de 2014

9 de abril – HABLA PRIMERO CON EL AMO

Entonces comenzó a orar: «Señor, Dios de mi amo Abraham, te ruego que hoy me vaya bien, y que demuestres el amor que le tienes a mi amo. Aquí me tienes, a la espera junto a la fuente, mientras las jóvenes de esta ciudad vienen a sacar agua. Permite que la joven a quien le diga: Por favor, baje usted su cántaro para que tome yo un poco de agua, y que me conteste: Tome usted, y además les daré agua a sus camellos, sea la que tú has elegido para tu siervo Isaac. Así estaré seguro de que tú has demostrado el amor que le tienes a mi amo.» Génesis 24:12-14.

El fiel siervo de Abraham, antes de comenzar, se comunicó con su amo, y esto es una lección para nosotros, los que realizamos tareas de nuestro Señor. Antes de involucrarnos en algún servicio, busquemos el rostro del Amo, hablemos con él y digámosle cualquier dificultad que vislumbremos en nuestra mente. Antes de ponernos a trabajar, sepamos qué debemos hacer y qué respaldo tenemos. Escuchemos de la propia boca de nuestro Señor lo que él espera que hagamos y hasta dónde nos ayudará para hacerlo. Les encargo, mis consiervos, que nunca vayan adelante a suplicarle a los hombres por Dios hasta que no hayan suplicado primero a Dios por los hombres. No intenten presentar un mensaje que no hayan recibido primero que nada del Espíritu Santo. Salgan de la recámara de la comunión con Dios al púlpito del ministerio entre los hombres y habrá un poder y una frescura en ustedes que nadie podrá resistir. El siervo de Abraham habló y actuó como alguien que se sentía obligado a hacer exactamente lo que su amo le ordenó y a decir lo que su amo le dijo; por tanto, su única ansiedad era saber la esencia y la medida de su comisión.

A través de la Biblia en un año: Deuteronomio 29-31

FUENTE: Charles H. Spurgeon -Tomado del libro “A los Pies del Maestro”, Compilado por Audie G. Lewis.

martes, 8 de abril de 2014

8 de abril – UNA SEÑAL ESPERANZADORA

Por lo tanto, le daré un puesto entre los grandes, y repartirá el botín con los fuertes, porque derramó su vida hasta la muerte, y fue contado entre los transgresores. Cargó con el pecado de muchos, e intercedió por los pecadores. Isaías 53:12.

Los movimientos del Espíritu de Dios en las almas de su pueblo son las pisadas de los propósitos eternos de Dios a punto de cumplirse. Para un hombre siempre es una señal esperanzadora que otro ore por él. Es difícil arrastrar a un hombre al infierno a quien un hijo de Dios está halando hacia el cielo mediante la intercesión. A menudo la intercesión de los santos derrota a Satanás en sus tentaciones. Entonces, ten esperanza de que tu sentido personal de compasión por las almas sea un indicio de que Dios las bendecirá. Ismael, de quien Agar se compadecía, fue un muchacho acerca de quien se hicieron grandes y amplias promesas. Él no podía morir, a Agar se le había olvidado eso, pero a Dios no. No había sed que pudiera destruirlo porque Dios dijo que haría de Ismael una gran nación. Esperemos que aquellos por quienes tú y yo estamos orando y trabajando estén, de acuerdo con el propósito eterno de Dios, salvaguardados del infierno porque la sangre de Cristo los ha comprado y ellos tienen que pertenecerle al Señor. Nuestras oraciones son insignias de la voluntad de Dios. El Espíritu Santo nos guía a orar por aquellos a quienes él tiene la intención de llamar.

A través de la Biblia en un año: Deuteronomio 25-28

FUENTE: Charles H. Spurgeon -Tomado del libro “A los Pies del Maestro”, Compilado por Audie G. Lewis.

lunes, 7 de abril de 2014

7 de abril – NUESTRO TODO EN TODO

Al sentir que se me iba la vida, me acordé del Señor, y mi oración llegó hasta ti, hasta tu santo templo. Los que siguen a ídolos vanos abandonan el amor de Dios. Yo, en cambio, te ofreceré sacrificios y cánticos de gratitud. Cumpliré las promesas que te hice. ¡La salvación viene del Señor! Jonás 2:7-9.

Desde el principio la dificultad ha sido llegar al final de uno, porque cuando un hombre llega al fin de sí mismo, ha llegado al comienzo de la obra de Dios. Cuando uno está vaciado y no queda nada en lo absoluto, entonces toda la misericordia del pacto de la gracia es suya. Puede que yo tenga dudas en cuanto a si la gracia de Dios se ejercerá en ciertos casos pero no puedo presentar ninguna duda acerca de la liberalidad de la gracia divina para un alma que está vacía, para un alma que está lista para perecer, para un alma que está buscando a Dios y que tiene hambre y sed de justicia. Una vez que tu alma esté tan consciente de tu pecado que toda esperanza de salvación por tus propias obras quede abandonada y sientas que estás completamente condenado, entonces Jesucristo es tuyo porque él vino a llamar, no a justos, sino a pecadores. Así que acéptalo como tuyo, tómalo, recíbelo ahora. Dios ha hecho que Cristo sea la plenitud para llenar nuestro vacío, la justicia para nuestra injusticia, la vida para nuestra muerte, la salvación para nuestra condenación, el todo en todo para nuestra pobreza, nuestra miseria, nuestro pecado.

A través de la Biblia en un año: Deuteronomio 21-24

FUENTE: Charles H. Spurgeon -Tomado del libro “A los Pies del Maestro”, Compilado por Audie G. Lewis.

domingo, 6 de abril de 2014

6 de abril – PREPARADO PARA SER HÉROE

Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir escasez. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Filipenses 4:12-13.

Aquellas personas que solo navegan en un barco pequeño por un lago no tienen historias que contar acerca de aventuras en el mar. Pero el que va a escribir un libro acerca de viajes largos debe viajar muy lejos de la tierra y contemplar el mar en tiempos de tormenta así como de calma. Quizá te convertirás en un cristiano experimentado; darás gran honor a Dios al ser el medio de consuelo para otros que serán probados de manera similar a como tú lo fuiste. Te prepararás para ser un héroe y eso no puede lograrse excepto por medio de penas grandes y amargas que te sobrevengan. Creo que entre nosotros hay algunos a quienes Dios no puede confiarles mucho gozo. La cabeza se marearía si se le pone en un pináculo muy alto y se volvería orgullosa y autosuficiente y por lo tanto se destruiría. Dios no mataría a sus hijos con caramelos como tampoco lo haría con amargura. Cuando lo necesiten tendrán un tónico, pero si el tónico es tan amargo que pareciera que no pueden tomarlo y seguir viviendo, el Señor les quitará el tónico o les dará alguna dulzura deliciosa que quite todo el sabor amargo.

A través de la Biblia en un año: Deuteronomio 17-20

FUENTE: Charles H. Spurgeon -Tomado del libro “A los Pies del Maestro”, Compilado por Audie G. Lewis.

sábado, 5 de abril de 2014

5 de abril – DISCURSO CELESTIAL

Encarga y enseña estas cosas. Que nadie te menosprecie por ser joven. Al contrario, que los creyentes vean en ti un ejemplo a seguir en la manera de hablar, en la conducta, y en amor, fe y pureza. 1 Timoteo 4:11-12.

Nuestra manera de hablar debe ser tal que se detecte nuestra ciudadanía. No debemos ser capaces de vivir en una casa mucho tiempo sin que los hombres se enteren quiénes somos. Una vez un amigo mío fue a los Estados Unidos y creo que desembarcó en Boston. No conocía a nadie pero cuando oyó a un hombre decir, porque alguien había dejado caer un barril en el muelle: «Cuidado, o harás de eso un Coggeshall», él dijo: «Usted es de Essex porque ese refrán no se usa en ningún otro lugar que en Essex; deme la mano» y de inmediato se hicieron amigos. Así que nuestra manera de hablar debiera ser tal que cuando un hermano se encuentre con nosotros pueda decir: «Tú eres cristiano, lo sé, porque nadie más habla o actúa así, solo los cristianos». «Seguro que estuviste con Jesús de Nazaret, se te nota por tu acento». Nuestra santidad debiera ser como una especie de francomasonería por medio de la cual sepamos cómo darle la mano al extraño, quien no es un verdadero extraño sino un conciudadano de la familia de la fe.

Oh, queridos amigos, adondequiera que vayamos, nunca debemos olvidar nuestra amada tierra. Hermanos, así como la gente en tierra extranjera ama a su país y siempre se alegra de recibir muchas cartas de su país, espero que tengamos mucha comunicación con la madre patria. Enviamos nuestras oraciones allá como cartas a nuestro Padre y recibimos sus cartas de vuelta en este bendito volumen, su Palabra.

A través de la Biblia en un año: Deuteronomio 13-16

FUENTE: Charles H. Spurgeon -Tomado del libro “A los Pies del Maestro”, Compilado por Audie G. Lewis.

viernes, 4 de abril de 2014

4 de abril – CIUDADANOS DEL CIELO

En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde anhelamos recibir al Salvador, el Señor Jesucristo. Filipenses 3:20.

Mientras estemos aquí tenemos que hacer nuestro mayor esfuerzo por llevar hombres a Cristo, por ganarlos de sus malos caminos, por llevarlos a la vida eterna y por hacerlos, junto con nosotros, ciudadanos de otra tierra mejor.

Al buscar el bien del país como extranjeros, también tenemos que recordar que les corresponde a los extranjeros mantenerse muy tranquilos. ¿Por qué han de conspirar los extranjeros contra el gobierno ni entremeterse en la política de un país del que no tienen ciudadanía? Así que en esta tierra nuestra, donde tú y yo somos extranjeros, debemos ser advenedizos ordenados, que se someten constantemente a aquellos que están en autoridad, llevando vidas ordenadas y pacíficas y, según el mando del Santo Espíritu por medio del apóstol: «Den a todos el debido respeto: amen a los hermanos, teman a Dios, respeten al rey»; «sométanse por causa del Señor a toda autoridad humana». En esta tierra solo estamos de paso y debemos bendecirla al pasar por ella, pero nunca debemos hacer yugo con sus asuntos. Los cristianos, como hombres, aman la libertad y no están dispuestos a perderla ni en el menor sentido, pero espiritualmente sus políticas de gobierno son espirituales y como ciudadanos, velan por el interés de esa república divina a la que pertenecen y aguardan el momento en que, habiendo soportado las leyes de la tierra de su exilio, estarán bajo el dominio bienhechor de aquel que reina en gloria, el Rey de Reyes y Señor de Señores. Si es posible, en cuanto dependa de ustedes, vivan en paz con todos los hombres y sirvan a su tiempo y su generación con tranquilidad, pero no construyan morada para su alma aquí, porque toda esta tierra será destruida con la venida del día terrible.

A través de la Biblia en un año: Deuteronomio 9-12

FUENTE: Charles H. Spurgeon -Tomado del libro “A los Pies del Maestro”, Compilado por Audie G. Lewis.